Valle de los templos

 

El Parque arqueológico del Valle dei Templi (Valle de los Templos), declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1997, se encuentra en la ciudad de Agrigento, sobre una colina entre olivos centenarios y hermosos almendros. El parque, con una extensión de 1.300 hectáreas aproximadamente, es el principal testigo del dominio griego (la ciudad se denominaba antiguamente Akragas) y de la sucesiva conquista de los romanos.

Este lugar es amado no solo por los apasionados de la arqueología, sino por todos los turistas en general. Es maravilloso y muy agradable recorrer sus caminos de tierra perfectamente señalados y observar todo lo que el parque ofrece, desde los numerosos elementos arquitectónicos hasta las espectaculares vistas.

Se conservan los restos de cuatro de las puertas de acceso a la antigua ciudad, así como también una zona de lo que fue un barrio helenístico-romano, dos agorás (lugar destinado a las reuniones sociales) y el bouleuterión (edificio adonde se reunía el consejo).

La característica principal del Valle dei Templi son los restos de diez templos dóricos, dos situados a las afueras de Agrigento y ocho dentro del Parque, donde uno de ellos ha sido descubierto recientemente y está completamente destruido. La mayor parte de los templos han sufrido grandes daños a causa de los terremotos y al saqueo de sus piedras. Algunos de ellos fueron realizados sobre un basamento de 3 ó 4 gradas con la finalidad de compensar el desnivel del terreno. Cada templo ha recibido un nombre cuya veracidad es muy discutible, a excepción del Templo de Zeus denominado Olympeion del que se tiene la certeza, en cuanto han sido otorgados a partir de palabras grabadas en las piedras de los mismos. Dicho templo es el más grande de todos (56,30 × 112,60 m) y es considerado el mayor templo dórico jamás construido. Se caracteriza por la presencia de los Atlantes que eran estatuas gigantescas con forma humana; así, en el parque ha sido recreada una de ellas tumbada en el suelo y que es la copia del que se encuentra en el Museo Arqueológico de la ciudad. Actualmente el templo se encuentra muy destruído debido al uso de sus piedras para la construcción de los muelles de la localidad de Porto Empedocle.

Encontramos también el Templo de la Concordia es uno de los mejor conservados. El Templo de Hera, que conserva un gran numero de columnas originales. El Templo de Heracles, en cambio, mantiene en pie solo ocho de sus columnas. El Templo de los Dioscuros fue reconstruído en el siglo XIX y aunque es una de las imágenes más emblemáticas del Parque, el resultado no ha sido aceptado por los expertos en arte ya que no se ha respetado su forma original y es una mezcla de varios estilos. Del Templo de Hefesto, aunque se encuentra gravemente afectado por el paso del tiempo y por los terremotos, se mantienen en pie casi todas sus columnas lo que hace entrever que debió ser una imponente construcción. Por último, el Templo de Asclepio, una pequeña y muy deteriorada construcción que se encuentra al sur de la antigua ciudad.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.