Catania, ruta de 2 días.

Plaza del Duomo Plaza del Duomo Foto de Simone Di Dio

 

La ciudad de Catania es la localidad con más población de toda Italia de las que no son capitales de región.

Dado que el sistema de transporte público deja mucho que desear, podría hacerse indispensable la utilización del coche para moverse de una zona a otra. El territorio es plano solo en la zona sur y sureste de la ciudad mientras que hacia el norte, debido a la presencia del Monte Etna, es bastante inclinado. Se aconseja circular con cautela, ya que la fama de conducción agresiva de sus habitantes traspasa fronteras.

Os hemos preparado una ruta de dos días en la ciudad de Catania, a través de las cuales se podrán conocer y visitar los rincones más emblemáticos de esta ciudad y os despejaréis vuestras dudas de que ver Catania.

Día 1

Se inicia desde la monumental Porta Uzeda, sobre la Via Cardinale Dusmet, que se abre sobre la antigua muralla que mandó construir Carlos V y que conduce alla Piazza Duomo. Aquí se encuentran varios monumentos que no hay que dejar pasar por alto. Así, por el mismo lado de dicha puerta se halla el estupendo Palazzo dei Chierici, realizado con piedra blanca y arena negra volcánica. Enfrente de éste, está el ayuntamiento, edificio conocido como Palazzo degli Elefanti. Por el otro lado, recintada con un pasamanos de mármol adornado con estatuas, se encuentra la magnífica Catedral dedicada a Santa Águeda, patrona de la ciudad, y que puede ser visitada. En el centro de la Piazza Duomo está la famosa Fontana dell’Elefante, de forma octogonal y con una estatua en piedra lávica del símbolo de Catania: el elefante. En uno de los ángulos de la plaza, cerca del Palazzo dei Chierici, se halla otra fuente denominada Fontana dell’Amenano, construída en recuerdo del río Amenano, actualmente subterráneo debido a la colada de lava del año 1669 que lo cubrió. A pocos pasos, en la Piazza Alonzo di Benedetto, se observa otra fuente denominada la Fontana dei Sette Canali utilizada antiguamente por los ciudadanos para recoger el agua del río Amenano. Desde aquí se aprovechará para hacer una visita al célebre mercado del pescado llamado la Pescheria, cuyo ambiente ruidoso recuerda al mercado la Vucciria de Palermo. Éste se encuentra en la Piazza Pardo, justo después de haber atravesado el túnel que lleva a la Via Cardinale Dusmet, y en cuya fachada se levanta la Porta di Carlo V, única puerta original aún en pié de las siete que se abrían sobre la antigua muralla. Recorriendo toda la Via Pardo se llega a la Via Giuseppe Garibaldi, con sus bellísimos palacios e iglesias, y a pocos metros se encuentra a la particular Piazza Mazzini, antigua ubicación del mercado semanal. Siguiendo la Via Giuseppe Garibaldi hasta el final se podrá admirar la Piazza Palestro, adonde predomina la espléndida Porta Garibaldi que a pesar de su nombre, nada tiene que ver con las puertas que se abrían sobre la antigua muralla. Atravesando algunas calles se llega hasta la Via Vittorio Emanuele, con sus estupendas fachadas en estilo barroco. Se continuará con la visita de la Piazza Dante, adonde se encuentran el monumental Monastero dei Benedettini y la espectacular Iglesia de San Nicolò l’Arena, una de las más grandes de toda Sicilia. Cerca de aquí se halla el Teatro Romano, adosado a algunos antiguos palacios destruídos a causa de los terremotos y a algunas viviendas aún habitadas. Para verlo externamente es necesario dirigirse hacia la calle de atrás, a la Via Teatro Greco,  aunque la panorámica completa del teatro se puede ver solo visitándolo internamente. A pocos pasos de aquí, en la Piazza San Francesco d’Assisi, se halla el Museo Belliniano y el Museo Emilio-Greco en el interior de un bello palacio denominado Palazzo Gravina-Cruyllas. Al otro lado de la plaza se puede visitar la iglesia de San Francesco d’Assisi, de espléndida fachada blanca. Traspasando el Arco di San Benedetto se llega a la Via Crociferi que se caracteriza por la riqueza baroca de los edificios que se hallan en ella, entro los cuales se destacan la Iglesia de San Benedetto, el Palazzo Asmundo Francica-Nava, la Iglesia de San Francesco Borgia, la Iglesia de San Giuliano, el Monastero dei Padri Crociferi y, en el fondo de la calle, la espléndida puerta de entrada de la Villa Cerami. Al principio de la calle se podrá hacer una pausa visitando el Herborarium Museum, que además de museo es una sala de degustación de té y café. La próxima meta será la plaza denominada Cuatro Cantos, que se encuentra en el cruce de la Via Antonino di Sangiuliano con la Via Etnea, la más transitada de toda la ciudad por ser el centro del shopping. Se podrá visitar después la bellísima Iglesia dei Minoriti, en la Piazza Stesicoro, siempre en puro estilo barroco. En la Via Etnea n. 3 se admira la Basilica della Collegiata, con su particular fachada de forma curva, y más adelante se encontrarán el Palacio de la Universidad y el Palacio di Sangiuliano, ambos en Piazza dell’Università. A continuación se encontrán la Badia di Sant’Agata y el edificio del Arcivescovado, recorriendo la Via Vittorio Emanuele, hasta llegar a la Piazza San Placido adonde se podrá visitar la Iglesia de San Placido. Bajando por la Via Porticello se encontrarán los Arcos de la Marina, sobre los que circulan los ferrocarriles. Para acabar el día, será posible dar un paseo o, si se prefiere, descansar, en los bellísimos jardines de Villa Pacini, que se hallan justo enfrente de la Porta Uzeda, punto de salida de la ruta del día de hoy.

Día 2

Para los afortunados que puedan pasar un según día en Catania, os detallamos nuestra ruta recomendada.

La ruta de hoy inicia en los espléndidos rincones del Giardino Bellini (Villa Bellini para los cataneses), la más antigua de las cuatro áreas verdes de la ciudad, que se encuentra sobre la Via Etnea. Merece la pena empezar la mañana paseando entre sus fuentes, esculturas y jardines. Desde aquí, y yendo hacia el sur, se podrá visitar la Iglesia de Sant'Agata la Vetere, antigua catedral de la ciudad en cuyo interior se encuentra el sarcófago de Santa Águeda. En la Piazza Manganelli, se podrá visita el distinguido Palazzo Manganelli, en el que hoy en día se realizan banquetes y eventos de lujo. La próxima parada será el Complejo Arqueológico Terme della Rotonda, en la Piazza Mecca, del que se podrá visitar el único edificio que queda en pie y que, aunque en sus orígenes formaba parte de un complejo termal, posteriormente fue reutilizado como iglesia. Caminando aún hacia el sur, se llegará hasta el impresionante y bellísimo Castello Ursino, sede actual del Museo Cívico que cuenta con importantes colecciones arqueológicas, medievales, renacentistas y modernas. Tras esta interesante visita se procederá hacia la Via Cardinale Dusmet n. 2, adonde se halla el Teatro dei Pupi della Marionettistica Fratelli Napoli, para poder presenciar así un auténtico espectáculo de marionetas típicas sicilianas. Cerca de aquí se halla la Cappella Bonaiuto, antiguo edificio religioso, utilizado actualmente para exposiciones, fiestas privadas y eventos de vario tipo, y que se halla abierto al público para ser visitado. En la Via Perrotta n. 12 se podrá visitar el fascinante Teatro Massimo Bellini, adonde se llevan a cabo los espectáculos de ópera. Su fachada es una auténtica obra de arte y recuerda a la de la Biblioteca de Venecia, repleta de columnas y bellísimas decoraciones. Sobre la Via Vittorio Emanuele, en el número 56, se halla el denominado Convitto Cutelli, majestuosa institución escolar que comprende Educación primaria, secundaria, Bachillerato y Enseñanza de régimen especial. Se caminará ahora hacia la Piazza dei Martiri cuyo atractivo principal es la estatua de Santa Águeda al centro, levantada en recuerdo del cese de la peste en Catania que fue atribuído a un milagro de la Santa. Siguiendo la costa, se llega hasta la monumental Fontana del Ratto di Proserpina, en la que se representa el mito del rapto de Perséfone por parte de Hades. Continuando en la misma dirección, se llega al recinto ferial Le Ciminiere, adonde se podrá visitar el interesantísimo Museo Storico dello Sbarco in Sicilia 1943. Por último, se proseguirá por la calle que sigue la costa durante unos 2 quilómetros, para llegar al característico barrio marinero denominado Borgo San Giovanni Li Cuti, muy amado por los cataneses y por los turistas en general. Su playa se halla cubierta de restos de varias coladas lávicas.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.