Bebidas típicas de Sicilia

Dada la tradición que existe en Sicilia del cultivo de la vid, esta maravillosa isla cuenta con numerosas variedades de deliciosos vinos, pudiendo destacar entre todos ellos los siguientes: el Marsala, vino fortificado producido en la provincia de Trapani; el Catarratto, vino blanco producido principalmente en la provincia de Trapani; el Mandrarossa, vino realizado con uva en estado avanzado de maduración; el Altavilla della Corte Bianco, que es un vino blanco dorado producido sobretodo en la provincia de Trapani; el Nero d’Avola, es el vino de mesa siciliano más conocido en todo el mundo; el Cerasuolo di Vittoria, producido en las provincias de Ragusa, Catania y Caltanissetta; el Nerello Mascalese, producido en la provincia de Catania; el Malvasia delle Lipari, producido en el archipiélago de las Islas Eolias; el Eloro, producido en las provincias de Ragusa y Siracusa; el Baccante, es un vino Chardonnay producido en la provincia de Palermo; el Etna, producido en la provincia de Catania; el Contea di Sclafani, producido en las provincias de Agrigento, Caltanissetta y Palermo; el Contessa Entellina, producido en la provincia de Palermo; el Moscato di Pantelleria, un vino dulce (moscatel) que se produce en la provincia de Trapani; el Sambuca di Sicilia, que son una serie de estupendos vinos blancos, tintos y rosados provenientes de los viñedos que crecen en la homónima población, en la provincia de Agrigento; y el Faro, vino de color rubí que se produce en la ciudad de Messina.


También son típicos varios licores realizados con la fruta, como por ejemplo el Limoncello (licor de limón), el Mandarinetto (licor de mandarina), la Crema di Pistacchio (licor de pistacho), el licor al Fico d’India (licor de higos chumbos), el licor de Nocciola (licor de avellanas) y el licor de Cioccolato (licor de chocolate).


A los turistas que se hallen en Catania y sus alrededores, se les aconseja probar una bebida muy refrescante que preparan los vendedores ambulantes, que se encuentran en cada ángulo de las principales calles, denominada Seltz limón y sal. Se trata de una mezcla de soda o agua con gas, jugo de limón y sal, siendo también deliciosa la versión hecha con jugo con mandarina.
En Palermo, en cambio, una bebida antigua y resfrescante que proponen los vendedores ambulantes es la denominada Acqua e zammù. Se realiza echando agua muy fría en un vaso y sobre ésta, un buen granizado de anís. No sólo ayuda a calmar la sed sino también a hacer la digestión más llevadera.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.